Hace unos días me enviaron un correo electrónico que por desgracia no leí inmediatamente, despúes de unos días de recibido lo leí y me pareció muy interesante, espero que sea de su agrado.

México no es sólo circo
> Hace unos días pasó prácticamente inadvertido, en medio del ya
> tradicional escándalo y el linchamiento mediáticos, un hecho que en
> cualquier país avanzado hubiera acaparado seguramente la atención de
> gobierno, medios y sociedad.
>
> En muy contados espacios se difundió tímidamente la noticia de que dos
> científicos mexicanos, los médicos Julio Sotelo y Adolfo Martínez
> Palomo, descubrieron la relación de la esclerosis múltiple con el virus
> de la varicela.
>
> Ciertamente así, en frío, el hecho pudiera no decir demasiado, por lo
> que habría que explicar que el hallazgo de los mexicanos, publicado
> ampliamente en el número más reciente de la revista Annals of Neurology
> –la más importante del mundo en la materia– revolucionará a partir de
> ahora las investigaciones, vacunas y medicamentos para combatir la
> esclerosis múltiple, una enfermedad discapacitante, crónica y hasta
> ahora incurable.
>
> Este padecimiento, cuya causa había sido buscada sin éxito durante
> décadas por grupos médicos de diversas nacionalidades, afecta la médula
> espinal de adultos jóvenes de entre 20 y 50 años de edad, provoca
> problemas de coordinación y equilibrio, daños en la memoria y el
> pensamiento, debilidad muscular y alteraciones en la vista.
>
> El impacto del descubrimiento es tal que puede significar la cura de una
> enfermedad que hoy afecta a cientos de miles de personas en el mundo, a
> cerca de medio millón de estadunidenses y a varios miles de mexicanos.
>
> Pero esta falta de atención a tan importante hallazgo no es un simple
> descuido de los medios de comunicación. Por desgracia, esta situación
> forma parte de la triste realidad nacional en la que gobiernos, sector
> privado, medios y sociedad, ignoran o de plano menosprecian a la
> ciencia.
>
> A muy pocos mexicanos les importa la ciencia, particularmente la que se
> hace en el país, su trascendencia y su aportación al conocimiento
> global.
>
> En su discurso de toma de posesión como presidenta de la Academia
> Mexicana de Ciencias, apenas el pasado 8 de mayo, Rosaura Ruiz Gutiérrez
> admitía que el aparato científico mexicano es reducido, pero señalaba
> categórica que “es también capaz y brillante.
>
> “En México –subrayaba quien es ahora la primera mujer que preside la
> representación científica nacional– se hace ciencia y se hace bien.”
>
> El problema, según se desprende de la intervención de Rosaura Ruiz, es
> precisamente ese desdén de los diversos sectores hacia la actividad
> científica, encabezada por presupuestos gubernamentales que no sólo
> distan mucho de satisfacer los requerimientos mínimos para hacer crecer
> el sistema y la producción científica, sino que ni siquiera cumple con
> los montos establecidos en la propia Ley de Ciencia y Tecnología.
>
> Agregaba la presidenta de la Academia: los científicos mexicanos
> seguiremos reiterando que una de las causas principales de la caída de
> México en los índices globales de competitividad “es la baja inversión
> en ciencia y tecnología. Baste observar que de 2003 a 2007 el porcentaje
> del PIB para ese ramo pasó de 0.43 a 0.35 por ciento, alejándose cada
> vez más del uno por ciento que marca la ley y que recomiendan como
> mínimo los organismos internacionales”.
>
> Y es que mientras el país no defina con claridad las prioridades
> nacionales y se establezcan auténticas políticas de Estado que impulsen
> el desarrollo, hechos tan relevantes como el hallazgo de los médicos
> mexicanos lastimosamente seguirán condenados a ocupar espacios
> marginales en los medios y en el interés colectivo.
>
> Lo verdaderamente importante para un país que desea despegar no es la
> nota roja ni el penoso espectáculo del PRD y su elección interna. Mucho
> menos el linchamiento mediático que le ha seguido. Tampoco lo es el
> ilegal desvío de recursos públicos a la iglesia de un inmoral
> gobernador.
>
> Sin duda, México no es sólo circo. En su territorio ocurren cosas
> importantes. Personajes como Sotelo y Martínez Palomo provocan que
> sucedan. Pero hoy nos ocupamos de lo irrelevante, de lo intrascendente.
> Urge, pues, que redefinamos nuestras prioridades.

Saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s