El scanner 3D

Formo parte de un grupo de investigación de una universidad, hacemos investigación en el área de Inteligencia Artificial. Como parte de difusión me ha tocado estar en al menos tres ocasiones donde nos han grabado hablando de diversos proyectos y básicamente contar qué hacemos de investigación.

Hay investigaciones muy interesantes que han realizado mis compañeros de grupo, y es muy triste y quizá cómico ver que siempre que llegan las personas encargadas de hacernos un “reportaje” se interesan más en un “cacharro” que en el resultado de nuestras investigaciones. Cuando llegan los reporteros, camarográfos, etc. lo primero qué preguntan es ¿Qué “cacharros” tienen para mostrar?, y ahí está él, nuestra estrella, el viejísimo scanner 3D, que a la fecha impresiona más que nuestros resultados (triste, muy triste). Es un scanner que se usó en  un proyecto ya hace varios años el cuál escanea a una persona a través de un laser, con el se generó una base de datos 3D de rostros, y sí, en su momento fue muy bueno, pero de eso ya hace varios varios años.

Total, no es la primera vez en la vida que me pasa esto, pero bueno al menos seguimos teniendo a nuestro scanner, no me quiero ni imaginar el día en que deje de funcionar….

Ahí

No soy una buena fotógrafa, es más, ni me podría considerar fotógrafa, pero ví esto y pensé “Desde ahí me mira Dios”. Y pues eso, si tuviera que elegir una imagen (que no sea de una persona) de Dios sería esa.

Espero les guste.

Ser saludable

La salud es un tema sumamente importante a lo largo de nuestra vida, o al menos debería serlo. Tener “buena” salud nos da la esperanza de tener más años, días y minutos en este mundo, o al menos con eso nos consolamos. Cuando uno es muy jóven, no se preocupa (normalmente) por cosas como el colesterol, el azucar, la presión; pero cuando llegamos  a una determinada edad o situación es cuando empezamos a hacernos exámenes generales, queremos saber qué tal va nuestra salud. Y es que cuando somos demasiado jóvenes (y quizá no solo de edad) nos creemos invensibles, inmortales, incluso no concebimos la muerte como parte de nuestra realidad, pero conforme pasan los años vemos como personas que conocíamos de toda la vida empiezan a irse, y conforme vamos envejeciendo este suceso se hace más frecuente.

Pero yéndonos al otro extremo, por desgracia el tener una salud envidiable no nos garantiza la vida. Quizá nos esforzamos en comer sano, hacer ejercicio, no fumar, no beber y no hacer todas aquellas cosas que “en general” se consideran dañinas para nuestra salud,  y qué pasa? pues que puede pasar un coche a exceso de velocidad, sin respetar las señales y bueno, ya sabes, tu estas en el lugar  y en el momento “equivocado”.

Como dice la muy trillada frase “todo con medida, nada con exceso”, y así es, esa frase es tan real y tan acertada. Es bueno preocuparse por la salud, pero tamopco es bueno obsesionarse con eso, porque la vida es solo una, y sí, hay que cuidarla, pero también vivirla!.

Cuida tu salud pero vive la vida, y si te es posible… se feliz.