Yo no soy Morena, soy más bien blanquita.

Yo no formo parte de ningún grupo político, ni de ningún movimiento de protesta ni nada por el estilo, no los critico, sólo informo que no formo parte de ninguno de ellos. Sin embargo, quiero compartir mis sentimientos, mis pensamientos y mis inquietudes respecto a todo lo que está pasando en México, específicamente sobre las pasadas elecciones llevadas a cabo el 2 de julio del presente año.

Las elecciones pasadas, fueron las elecciones más vigiladas en la historia de México. El candidato Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció que tendría representantes suyos en cada una de las casillas electorales para que no le volvieran a hacer fraude como hace seis años (según él). Las encuestas finalizaron dando una ventaja al candidato del PRI, Enrique Peña Nieto (EPN), cabe señalar que AMLO y todo su equipo no consideraban válidas dichas encuestas. Llegó el día, y al final del mismo, EPN ganó con considerable ventaja; sin embargo, la mayoría de los ciudadanos no votó por él. Y ¿cómo es esto?, pues según las leyes electorales en México, el candidato ganador es aquel que le gana a los “otros”, no el que le gusta a la mayoría de la gente, ahí empezamos mal. Si bien, hay un 38% (aproximadamente) de los que votaron, que votó a favor de EPN, pero hay un 57% (aproximadamente) que no lo votó. De ese 57% hay un porcentaje que no sólo no lo votó, sino que lo ODIA, sí, lo ODIA. Y ahí empieza la historia después del 2 de julio de 2012 y de la aparente segunda derrota de AMLO. Como era de esperarse, por mucha gente (me incluyo), AMLO impugnó las elecciones tachándolas de corruptas y acusando al PRI de compra de votos. Ahora resulta que no sólo quiere el reconteo de votos, sino que quiere anular las elecciones.

¿Qué opino?, primero que nada debo dar mi postura ante los dos candidatos, AMLO me parece una persona que carece de moral, curiosamente todo lo contrario que predica, su honestidad para mi es nula, no tiene credibilidad ante mis ojos. Creo que tiene un obsesión con el poder, con el querer ser presidente, es totalmente incoherente, incongruente y absurdo. Pero esa es mi opinión y mi observación, no dudo que los miles de sus seguidores tienen una idea totalmente contraria de él. EPN, es una persona que carece de iniciativa propia, no tiene capacidad para improvisar (lo cual no lo hace estúpido), pero tampoco digo que sea inteligente. El hecho de que no pueda salir bien librado de situaciones como la famosa feria del libro, a mí me deja bastante que desear. Sus cosas personales tampoco es que me interesen mucho; sin embargo, la infidelidad es algo que considero inadmisible. Sobre todas las cosas que se dicen de él no sé qué pensar, realmente creo que no es el mejor candidato que el PRI pudo proponer, su imagen se desplomó catastróficamente y mostró sus graves, gravísimas carencias.

Respecto a la limpieza de las elecciones, ahí debo fijar mi postura a favor de la credibilidad de las miles de personas, de ciudadanos como yo, que acudieron a las urnas a servir como funcionarios de casilla, creo en que se respetó el voto de cada ciudadano. Por el contrario del señor AMLO, yo sí creo en las Instituciones, creo en que fueron instituidas para llevar un mejor control y organización, y además, no nos debemos olvidar de la participación ciudadana. Ahí no tengo mucho que discutir, repito, creo en la legalidad que los ciudadanos, tanto funcionarios de casilla como representantes de los diferentes partidos, tuvieron el pasado 2 de julio.

Sobre la compra de votos, aquí esta lo más importante, yo no sé si es cierto que el PRI compró o no votos, lo que es cierto es que hubo votos comprados, y ahí llega la decepción. Mi decepción al ver a la gente reclamar su dinero por el voto, ¿En qué cabeza cabe ir a reclamar el dinero “recompensa” de un acto tan sucio?, es muy triste, es muy triste cuando la gente deja de importarle el bienestar general y prefiere el bienestar temporalmente particular, cuando la desfachatez es tan grande no sé si siento pena o enojo.

Con respecto a la decisión “final”….mmm.., del término democracia se pueden decir tantas cosas, pero yéndome a algo más directo según la RAE democracia es la doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno; sin embargo pueden existir diversas interpretaciones de esto. Lo que creo yo, es que para bien o para mal, si las leyes electorales en México se establecieron de una forma, al día de hoy deben respetarse, si estamos viendo que no están funcionando, pues por pura lógica hay que cambiarlas. Sí el partido con mayor número de votos fue el PRI, pues aunque no nos guste, sí la gente lo votó debemos respetarlo. Por ahí dicen que la democracia no es compra de votos, ni manejo de medios, etc. Respecto a la compra de votos estoy totalmente de acuerdo, eso es algo que se tiene que penalizar respecto a las leyes, y respecto al manejo de medios creo que es algo muy subjetivo que en lo personal no me lo creo del todo, pero sólo es mi opinión. Es decir, bajo las leyes establecidas debemos respetar lo que el pueblo (ese 38%) decidió, otra cosa es ver qué pasa si se comprueba lo de la compra de votos, ahí si me declaro ignorante respecto a la ley, sólo sé que los candidatos pueden “hacer regalos” a sus simpatizantes, siempre y cuando no se salgan de los presupuestos. Al final, el pueblo elige.

Luego con la afirmación de “A EPN lo impuso televisa”, la verdad que estoy un poco fastidiada de la frase, “imponer” ¿A qué se refieren con eso?, ¿Es que acaso ese 38% de gente no cuenta?, ¿No tienen capacidad para elegir (bien o mal según criterio de otros) a su propio presidente?, odio que menosprecien la decisión de esa parte de mexicanos, lo detesto. Al final de cuentas, espero que se respete la decisión de ese 38% de mexicanos que votó por EPN para presidente de México, y esos 57% hagan su mejor esfuerzo por vigilar a los gobernantes para que llevan a cabo un excelente trabajo, y a la vez, esta “oposición” apoye a su gobierno para hacer de México, el México que todos queremos, el México grande y próspero con el que hemos soñado.

Por otro lado, sé que hay mucha gente que dice que no seamos conformistas pensando que el cambio está en uno mismo, etc., etc., también hay gente (como yo) que opina lo contrario. El cambio inicia en pequeñísimas partes, y la principal, la célula de la sociedad, la familia. Si en nuestra familia todo marcha bien, la probabilidad de que en nuestra sociedad todo vaya bien será mucho mayor.

Anuncios

Trilogía Millenium

Hace tiempo me llamó la atención la trilogía Millenium, debo confesar que no soy el tipo de lector que busca siempre leer lo “de moda”, soy más del tipo antiguo (Verne, Dickens, …); sin embargo, me decidí a leer esta trilogía de un autor desconocido por mí (hasta ese entonces).

Empecé la lectura y quedé encantada casi al instante (instante = +-50 páginas), me agradó muchísimo la forma en que Stieg Larsson narró los acontecimientos, además todo lo que iba sucediendo en la historia (o al menos casi todo) me parecía inesperado, cosa que en lo personal valoro muchísimo.

Por otro lado, me declaro fan de Lisbeth Salander (uno de los personas principales), a pesar de que no somos precisamente dos gotas de agua (ni cercanas a serlo) me agrada de sobremanera su “forma de ser”. También me declaro fan, completamente fan, de Stieg Larsson, que para mi gusto era un excelente escritor, es una verdadera pena que no haya disfrutado del esplendor de su éxito y una pena mayor que no haya escrito más libros.

Dicen por ahí que tenía pensado escribir una mayor secuela de Millenium, y que como consecuencia de su  fallecimiento la secuela sólo se quedó en tres. De buenas que al menos terminó el tercero porque si no hubiera muerto de incertidumbre si me quedo sólo con el final del segundo libro. En lo personal no me da la impresión de que la trilogía queda inconclusa, claro que creo que se pudieron escribir sin mayor dificultad más libros sobre esa historia, pero para mí, el tercer libro cierra todo lo que pudo estar abierto con anterioridad.

Por otro lado, me habían comentado que la adaptación de la trilogía Millenium en las películas suecas era genial, pero por desgracia creo que estos comentarios me los hicieron personas que no habían leído los libros ¬¬, como consecuencia me hice ENORMES expectativas.

No voy a decir que las películas suecas sean pésimas, no. Lo que sí, es que cambian algunos datos interesantes de los libros, omiten cosas importantes (para mí gusto). Bueno, la verdad es que ¡me han decepcionado bastante!, yo que las había comprado en edición especial y todo. Debo confesar también que me falta ver la tercera ya que sólo he visto las dos primeras, pero la tercera no puede ser tan perfecta dado los antecedentes de las primeras dos.

Voy a tener que ver las adaptaciones Hollywoodenses, a ver sí me agradan más, aunque en España las han criticado bastante (que son malas, que las suecas son inigualables que bla bla bla), a ver qué tal.

Resumiendo, los libros MUY bien, las películas (suecas) mm..mm..mm.. NO.