Gabriel García Márquez, ¿Gusto adquirido o la tercera es la vencida?

Antes de leer a García Márquez, tenía una imagen prefabricada de él, obviamente como autor famoso que es pensé que sería uno de mis autores favoritos ya que era tan clásico y prácticamente obligado para cualquier “buen lector” (o aspirante a buen lector) haberse leído 100 años de soledad, como mínimo, para experimentar la grandiosidad de García Márquez.

Cuando por fin (años atrás) me dispuse a leer 100 años de soledad me llevé una desagradable sorpresa, no podía comprender como el genio que tantos admiraban no era ni de cerca uno de mis autores favoritos, quizá inflé tanto las aspiraciones que me quedé insatisfecha. Aun así, me negué a no darle una segunda oportunidad, no podía quedarse esto así, entonces elegí el libro “Del amor y otros demonios” simplemente porque el título me gustó, lo leí, me gustó pero aun no estaba del todo claro, la satisfacción iba en aumento pero aun me faltaba algo, decidí leerme un tercer libro, entonces elegí “El amor en tiempos del cólera”, y por fin, encontré un García Márquez de mi total agrado.

El amor en tiempos del cólera es una novela que contiene muchas cosas que me gustan, inicia casi casi con el final, se desarrollan dos historias independientes que sutilmente se enlazan en determinado momento, un final no tan esperado, una narrativa realista pero sin perder un poco la simpatía que creo es tan característica del autor, digamos quizá que es una versión de García Márquez más afín a mis gustos literarios. Obviamente, recomiendo enormemente que lean esta novela, para mí (hasta el momento) la mejor escrita por él.

Me gustó tanto esta novela que me dispuse a seguir con la lectura de este autor, leí “Crónica de una muerte anunciada” y “El coronel no tiene quien le escriba”, son dos libros cortos y rápidos de leer, son buenos pero no tan buenos como el amor en tiempos del cólera (mi opinión).

Analizando el por qué me gustaron más ciertos libros de García Márquez, busqué el tiempo en que escribió cada uno de éstos pensando en que quizá me gustaba más la forma de escribir del autor durante cierta etapa de su vida, etc. y sólo pude observar que el libro que más me ha gustado fue escrito 18 años después que 100 años de soledad, quizá la madurez o serenidad que alcanzó con sus obras posteriores encaja mejor con mis gustos, pero la verdad creo que es mucho más complicado que eso, aun así desgraciadamente no puedo decir que es uno de mis autores favoritos pero ya puedo mencionar mi libro predilecto escrito por él.

Como dicen, para gustos los colores, y seguro habrá muchísimas personas apasionadas por este autor y que amen todas y cada una de sus obras, tal como me pasa a mí con Julio Verne.

¿Qué otro libro de García Márquez me recomiendan? Y ¿Cuál es su favorito?

Anuncios

La crueldad del Internet

Hay que ser honestos, todos alguna vez en la vida hemos hecho bromas pesadas, dicho comentarios estúpidos, comentarios que quizá a veces por nuestro humor, o porque estamos enojados, ofendemos a terceros. Cuando eres popular o una persona “pública” este tipo de comentarios se magnifican enormemente, haciendo incluso que tengas que renunciar a tu puesto de trabajo o te ves obligado a dar disculpas públicas. Sin embargo, la gente mortal no perdona tan fácilmente, porque somos tan perfectos que no podemos perdonar este tipo de “deslices” a las figuras públicas (sarcasmo).

El caso que me ha hecho escribir este post, es lo que recientemente declaró el Checo Pérez, piloto mexicano de formula 1, sobre el regreso de una mujer (después de 22 años) a la parrilla, en la noticia escrita dice lo siguiente: “No esperemos grandes cosas de ella… imagínate donde te gane una mujer ahí sí ya es el colmo, mejor que se vaya a la cocina”, y sí dijo todo eso, pero no en ese orden, él dijo que era muy difícil juzgar a un piloto por sólo una práctica (por eso el no esperemos grandes cosas de ella). Luego cuando le preguntaron de que si le gustaría tener una compañera mujer, fue ahí donde su desafortunada broma lo ha hecho ser blanco de duras críticas y comentarios. Él dijo “No, no, imagínate donde te gane una mujer, ahí si ya es el colmo, mejor que se vaya a la cocina”. Y esto es lo que tanta controversia ha causado, y esto sólo es uno de los ejemplos que se ven muy a seguido, cuando personas célebres y algunas no tanto, hacen comentarios que pueden ser tomados muy negativamente, los famosos dicen de todo, desde comentarios irrisorios (que no deberían tomarse tan en serio) y otros ya más fuertes, pero lo que me llama mucho la atención es la rigidez de los lectores/usuarios de Internet, ya que literalmente no se tientan el corazón para emitir un duro juicio contra las palabras de las figuras públicas. Yo sólo recuerdo que “con la vara que midas serás medido” y trato de comprender un poco más los errores de otras personas, hay cosas que las dices o haces sin pensar (cosa que está muy mal), pero que eso lo hacemos todos, sólo que no está una lente o micrófono a nuestro lado.
Aun así, creo que a las figuras públicas les falta asimilar más el hecho de que todo lo que digan podrá ser usado en su contra, y parece que de verdad no terminan por entenderlo porque hay cada cosa que dicen que hasta creo que lo hacen a propósito, yo digo “si la niña es risueña, ¿para qué le hacen cosquillas?”. Si ya saben cómo es el mundillo de internet, medios de comunicación, etc. por qué no tener cuidado.

En fin, cada loco con su tema.
Buen fin de semana.