¿Quién eres realmente?

Siempre he creído que las personas muestran su verdadero ser en las situaciones extremas de la vida, en situaciones muy complicadas, en las situaciones desesperadas, ahí, justo ahí es donde se muestra nuestro verdadero ser.

Porque, ser bueno, amable, sonriente, etc. etc. cuando todo va bien, cuando la vida te sonríe, cuando todo mundo te quiere, cuando nadie te traiciona y cuando según tus estándares, eres feliz; eso es fácil, muy fácil. Es fácil ser bueno con quiénes son buenos con nosotros, es fácil amar a quienes nos aman, y ayudar a quienes nos ayudan. Eso, no tiene nada de extraordinario, ¿o si?

Entonces, ¿Qué haces tu de extraordinario?, eso me pregunto (casi) todos los días. Pero más allá de eso, ¿Cómo nos comportamos nosotros ante las situaciones más adversas de la vida?, ¿Somos capaces de perdonar una traición?, ¿De amar a quiénes solo buscan nuestro perjuicio?, ¿Somos capaces de sonreírle a quienes nos hacen mala cara?, eso es un gran reto que deberíamos intentar día a día, eso es hacer algo extraordinario.

Porque joder a quiénes nos joden, es fácil, eso cualquiera lo hace, cualquiera. Pero amar a quienes nos lastiman, eso no. Demostremos nuestro ser extraordinario dando siempre amor, empezando por amarnos a nosotros mismos, y mostrar lo extraordinario que hay en nuestro interior. Y mostrar que aunque el mundo se caiga, que aunque nosotros nos caigamos, nos levantamos y seguimos firmes en nuestras creencias, en nuestros valores, en intentar ser alguien extraordinario aunque la tormenta nos tumbe y nos vuelva a tumbar, eventualmente nos haremos lo suficientemente fuertes que una simple tormenta no nos hará nada, cada vez se irá necesitando una tormenta más grande, y nosotros creceremos, nos fortaleceremos y ahí, justo ahí, sigue estando lo extraordinario de nuestro interior. Así que hagamos que se necesite cada vez una tormenta mayor para tumbarnos, o al menos hagamos lo necesario para levantarnos más fuertes.

Y les dejo esta imagen, que me gustó.

postal-723

Anuncios

Autenticamente auténtico

Ser auténtico es una cualidad que siempre he considerado interesante y, porque no decirlo, muy importante. Pero para ahondar más en el tema, veamos que dicen los diccionarios sobre la autenticidad:

La real academia de la lengua española define como auténtico: “Consecuente consigo mismo, que se muestra tal y como es. Es una persona muy auténtica.”

Google lo define como: “Que es realmente lo que parece o se dice que es” y otra definición que me llamó la atención, también de google, es:  “Persona que tiene una personalidad peculiar que impresiona favorablemente a los demás.”. Con esta última no estoy de acuerdo, porque hay personas que por impresionar dejan de ser ellas mismas.

El famoso diccionario Larousse define auténtico como: “Que es realmente lo que aparenta”.

Ahora que tenemos claro qué es la autenticidad, es importante señalar también que existe una pequeña línea entre la autenticidad y ser groseros o egoístas. Pero debemos tener en claro que todo lo bueno tiene que partir desde la base que lo se que haga no debe perjudicar a nadie.  Y cumpliendo eso, eliminamos la parte de ser groseros y/o egoístas.

Pero, ¿Cuál es el riesgo de ser auténtico?, pues que haya quienes no les gustes, que no se te acerquen, que no te acepten, que no te hagan favores, etc. etc. Y ¿Cuál es la ventaja? que los que te acepten realmente te aceptan por quien eres, y no es cuestión de ellos, es cuestión tuya porque estás siendo completamente quien eres, sin necesidad de buscar agradar a alguien en particular, porque cuando se hace eso se pone en riesgo el saber quién eres en realidad.

Para mí, la autenticidad es algo que se busca día a día, como la felicidad, ya que habrá ocasiones que por no ocasionar “problemas” preferimos no mostrarnos tal cual somos, pero eso es diferente de la prudencia, ya que el ser prudente no significa que no seamos auténticos. Todo esto es complicado de explicar, pero en nuestro interior, cada uno sabemos si somos honestos con nosotros mismos, si expresamos lo que realmente somos y si es así, la satisfacción será grande y no habrá duda en nosotros si somos o no auténticos.

Entonces, id y ser auténticos.