¿Eres?

Las personas estamos acostumbradas a hacer juicios, sobretodo en base al aspecto físico o de apariencia. Muy sabio el dicho que dice que no juzgues al libro por la portada, pero yo pienso, entonces ¿cómo nos guiamos? .

Fácil, con el trato. No  hay que hacernos pre-juicios. Y esto aplica con todo, yo soy fiel creyente de los “gustos adquiridos”, grandes amigos conservo ahora de aquellos que les hice el “fuchi” desde el principio, y solo el trato me enseñó que valían muchísimo la pena, aunque la primera impresión no haya sido del todo grata.

Y así puedo listar ejemplos de pre-juicios desde cosas muy absurdas hasta las más importantes. Un caso absurdo e insignificante podría ser, por ejemplo, a mi me han dicho que no pueden creer que me guste el heavy metal, que no tengo aspecto de eso, que más bien tengo aspecto de popera, y bueno no tengo nada en contra del pop, pero no, no y no soy popera (pre-juicio a la vista :P). Y eso es meramente superficial, pero desgraciadamente mucha gente se deja llevar por eso, y no se dan la oportunidad del trato. No pasa nada, tratas a alguien y ahí te das cuenta de la afinidad o no-afinidad que tienes con esa persona, lo cual no la hace ni mala ni buena, simplemente es afín a ti o no.  Mi punto aquí es, que tenemos que aprender a decir NO a los pre-juicios y empezar a tratar a la gente, el trato no nos garantizará que las personas nos agraden, pero sí nos garantizará una visión real y sobretoto PROPIA de cómo es esa persona, porque tampoco se vale que nos hagamos un juicio de alguien en base a lo que otro nos diga de esa persona, aunque ese otro sea nuestro mejor amigo. Hay que generar nuestras propias opiniones y en todo, no solo con las personas, sino con la comida, con la música, con el arte, con los libros, con las series, etc. etc.

Entonces, exploremos y generemos nuestras propias opiniones.

Anuncios

La música

Ahora toca compartir otra, creo nueva, área de mi vida, la música.  Primero hay aclarar que no soy una conocedora ni mucho menos. Desde que tengo recuerdo alguno, he tenido mis gustos musicales más o menos bien definidos, claro con sus tropiezos, pequeños quizá, pero tropiezos al fin, también por ahí algunos gustos culposos que siempre hay.

y ¿Por qué hablarles hoy de la música?, pues porque hace más de unos 4 meses aproximadamente, me decidí a tomar clases de bateria. Todo inició porque algunos compañeros de trabajo querían formar una banda, algunos de ellos ya bastante entendidos en el área músical y otros no teníamos ni idea, yo solo había tocado la flauta y creo que eso no cuenta, para mi desgracia. Con la verdadera intención de convivir más con mis amigos me incluí (sí me) a la banda e incluso inicié como vocalista, de hecho hasta hice una audición como vocalista, y el líder de la banda dijo estas sabias palabras: profesora, mejor la batería. Pensé, pues sí mejor.

Aun así en mis primeros ensayos con la banda, (éramos practicamente 3-4 personas, dos de ellas constantes, las otras, no), empecé cantando, pero definitivamente lo mío no era eso. Después de un mes de clases de batería, me decidí a comprar una, sabía que tenía que ser eléctrica por aquello del ruido, porque también sabía que si ensayaba sería por las noches, y los vecinos qué culpa tienen?.

Después de algunos meses de clases de bateria, me siento contenta, creo que no lo hago tan mal, y hasta ya tenemos algunas canciones con la banda más o menos bien montadas. He descubierto que la música es importante para mí, tampoco soy una artísta ni mucho menos, pero es algo que me relaja de una forma muy agradable. La batería es un instrumento que siempre me llamó la atención y no me ha decepcionado para nada, espero no decepcionarla yo a ella.

Algunos pedirán vídeo, pero no tengo, es más aun no hemos hecho ninguna presentación, solo hemos ensayado, por lo que nuestro público no nos ha escuchado. Pero creo que ya tenemos fecha para nuestro debut, pero aun no es un hecho por lo que falta ver si nos animamos.

Luego les contaré más de la banda, que tienen sus puntadas bastante interesantes.

¡Bendiciones!