No-se-puede-con-todo

Hace casi 8 años inicié en el mundo del running, poco a poco haciendo distancias cada vez más largas, haciendo carreras de 5 y 10 KMs. Luego los medios maratones, hasta llegar al objetivo maratón. El running ha sido la causa de muchas alegrías y algunas tristezas, lo he abandonado, lo he retomado, me he obsesionado, de todo. Reconozco que me gusta correr, me gusta hacer maratones, me gusta el entrenar de forma disciplinada, definitivamente correr me gusta un montón.

Hace casi 3 años con el objetivo de mejorar mi fuerza y ser mejor corredora, descubrí el crossfit. Inicié yendo dos veces a la semana como entrenamiento complementario para el maratón. Debo confesar que me daban pavor los ejercicios del crossfit, eran realmente más pesados de lo que jamás había probado, sobretodo porque son de esos ejercicios que son muy exigentes en poco tiempo, a diferencia de correr (a menos que sean series de velocidad). Hice mi tercer maratón incluyendo el crossfit a mi entrenamiento, y hasta ahora ha sido el mejor tiempo y mejores sensaciones físicas. También lo dejé un tiempo, prácticamente al mismo tiempo dejé el running y el crossfit (el running me dolió más dejarlo).

El retorno. Hace un año regresé al crossfit  y al running, más al primero que al segundo. Esta vez fue diferente, el crossfit me enganchó, no sé qué pasó, pero ahora me encanta!. Es diferente al running, en mis pensamientos lo veo así, correr es como comerse ese pastel de chocolate que tanto te gusta, poco a poco, y el crossfit es comertelo de dos mordidas! jajaj no sé si se entienda mi analogía, pero el crossfit es mucho más demandante en el corto plazo que el running, te reta cada instante, es como un señorcito burlandose de ti cuando no terminas el WOD (Workout of the Day).

Ahora me divido entre estas dos disciplinas, quiero seguir haciendo maratones, pero me gustaría algún competir en crossfit. Sin embargo, me he dado cuenta que definitivamente no se pueden atender a ambas disciplinas al mismo nivel, al menos yo no puedo. Y ahí el título de este post, creánme que lo intenté, y me frustré, me enojé conmigo, hice pateleta y todo, pero al final,  nos cuesta mucho ver lo evidente, no puedo atender a ambos al nivel que quisiera, o uno o el otro, y creo que eso aplica en la vida en general, las prioridades a veces las perdemos de vista, nos volcamos en cosas que creémos prioritarias pero no lo son, y eso aplica a esto, al crossfit y al correr, no son prioritarios en mi vida, me encantan, pero no son la prioridad. No pasa nada sino haces otro maratón, no pasa nada sino compites en crossfit. Si lo haces, ¡Súper!, pero sino, ¡No pasa nada!.

La prioridad debería ser tener bien definidas y en el lugar correcto a las verdaderas prioridades en tu vida.

Un abrazo

 

 

Anuncios