El tema de la discriminación es un tema díficil de abordar, es además un tema delicado que puede herir los sentimientos sobretodo de aquellos que se han sentido discriminados en algún momento de sus vidas.  En la mañana camino al trabajo estuve pensando en este tema por eso decidí escribir algo al respecto. El momento fue más o menos algo así: venía conduciendo, escuchando música y pensé, hay gente que considera que escuchar reggaetón es de mal gusto, te hace menos culto, etc. etc., pero también hay gente que piensa que escuchar metal, rock, heavy metal, etc. es de mal gusto porque es un ruido que ni se entiende (algo así he escuchado de personas que no les gusta ese tipo de música), y luego pensé, ¡Pero si siempre estamos discriminando o siendo discriminados por lo que sea!

Me explico, según mi análisis, a los seres humanos nos encanta sentirnos superiores o mejores (en cualquiera cosa) que los demás, y eso nos lleva a discriminar menos o más, pero siempre discriminamos en algún sentido. Ojo, no pienso que todos discriminemos en el mismo grado, hay límites importantes que creo nunca se deben de sobrepasar (pero ese es otro tema).

Por ejemplo, muchos rockeros discriminarán a los reggetoneros, o la eterna rivalidad entre ingenieros y matemáticos, los masters y los doctores, los de ciencias exactas y ciencias sociales, los del norte con los del sur, etc., etc., etc., siempre estamos comparándonos y haciendo lo posible o al menos diciendo lo posible para sentirnos superiores. Honestamente, es de valientes aceptar cuando no se es el mejor en algo, en lo que sea, para mi es muy admirable eso, y no es falsa humildad porque una cosa es reconocer tus flaquezas y tus fortalezas y otra muy diferente es solo hablar de tus flaquezas o solo hablar de tus fortalezas. El equilibro, como en todo en la vida, es la clave, la clave de una vida plena, creo yo.

Lo que quiero transmitir es que seamos más comprensivos, considerados, que entendamos mejor y ayudemos a la gente que es discriminada y en igual medida a los que discriminan, porque todos, todos, todos, hemos sido parte de ambos lados. El ser humano no hace el mal por naturaleza o por placer (es lo que yo creo), más bien hacemos daño porque es lo único que nos enseyaron a hacer, pero todos tenemos la capacidad de hacer el bien y amar, y señalándonos no ayudamos mucho a desarrollar esas capacidades.

Luchemos por eliminar esa constante o al menos hacerla muy cercana a 0.

Pd. No estaba escuchando reggaeton de camino al trabajo! (jajaja)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s