Monterrey, 11 años después

Monterrey, desde que recuerdo siempre fue una ciudad que me gustó mucho y en la que muchas veces pensé como la ciudad donde me gustaría vivir. La primera vez que visité la ciudad fue en, sino mal recuerdo, 2003 en un congreso de tecnologías del ITESM. En mi universidad habían suspendido (no recuerdo por qué) el congreso de la carrera y buscamos opciones fuera para asistir a un Simposium o congreso relacionado a nuestra carrera. Esa fue la excusa hace 15 años,  a partir de ese momento visité Mty casi cada año. En 2004 volvimos al congreso, en 2005 también, además realicé una estancia de verano de investigación en 2005 en el ITESM y ahí me pasé dos meses en esta ciudad. 2007 fue el último año en que la visité, hasta antier, que después de 11 años volví, desgraciadamente solo estuve dos días pero venía con objetivos específicos que logré. Claro los primeros eran los laborales y obviamente esos se lograron, pero además me refiero a objetivos de conocer y comer algo en particular.

Primer objetivo, CrossFit Tigran, es el CrossFit donde entrena Brenda Castro, la única mexicana que ha ganado los CrossFit games Latinoamérica, y la única que, hasta ahora, ha competido en los CrossFit Games, entonces como amante de este deporte decidí ir a este lugar. Por desgracia no la ví, pero al menos entrené donde ella entrena!. Como punto a mencionar, ¡ella es Sinaloense! ¡Arriba Sinaloa!

El segundo lugar, es un restaurante de mariscos, Mariscos el Gordo, que curiosamente gracias a algunos posts e historias de Brenda Castro conocí. Averigüé y según leí son unos mariscos estilo Los Mochis, Sinaloa (de donde soy originaria) y tenía que ir a probarlos. No me decepcionaron ni tantítitititito, bue-ni-sí-mos.  Me transporté a Sinaloa todo el tiempo que me estuve comiendo el ceviche que pedí. ¡Delicioso! si alguien quiere probar buenos mariscos estilo Los Mochis en Mty, deben, deben pero deben ir a este lugar.

Ahora mismo estoy en el aeropuerto esperando mi vuelo a Aguascalientes, pero tengo que regresar pronto a Mty, hay lugares que quiero volver a recorrer y otros re-descubrir. 

PD. Como pasan los años, ¡Que barbaridad!