Conocí Chile

Este año he conocido otro país de América del Sur, Chile. Hace algunos meses me invitaron a dar una charla en la Universidad de Concepción, pero hace unas tres semanas hoy, que empezaron las protestas contra el gobierno por los problemas que enfrenta la sociedad chilena. Concepción es una ciudad a unos 600 kms al sur de Santiago. Es bonita, puedo apreciar su belleza a pesar del desastre. Mi hotel está justo enfrente de la plaza independencia que es la plaza principal del centro de la ciudad. Desde que llegué hay manifestaciones, ayer me tocó ver una, pero la de hoy estuvo peor. Ayer no me dejaron venir los colegas de la universidad caminando, a pesar de que es relativamente cerca donde estoy hospedada, hoy decidí regresarme caminando para conocer un poco más la ciudad, que es en general como a mi me gusta conocer las ciudades que voy visitando. Estaba yo muy contenta, porque compré un super helado, que estaba buenísimo y unos hojaldres, pero conforme me acercaba al centro, ósea al hotel, la cosa iba cambiando. Las personas al verme que preguntaba me orientaron por dónde llegar al hotel, me dijeron que tendría que rodear y básicamente me prohibieron pasar por una zona. Un par de chicas de hecho me alcanzaron y me dijeron que por ahí mejor no, me salvaron de Dios sabe qué. Llegué al hotel sana y salva, pero por la ventana me tocó ver los enfrentamientos, la verdad es que puedo llegar a comprender el hartazgo de la sociedad, pero no dejo de pensar que los policías, Carabineros de Chile, también son pueblo, también estarán padeciendo las desigualdades sociales, las crisis, etc. Me da tristeza pensar que en realidad este tipo de acciones son necesarias para poner un alto a tanta estupidez ocasionada por el gobierno, ojalá que todo esto tenga un afecto positivo.

La vista desde la ventana de mi hotel, hoy.

Espero conocerte mejor y bajo otras circunstancias, Chile.

Lo olvidaba

Hay meses en el trabajo que me toca viajar mucho, viajar es pesado, sobretodo cuando vas a trabajar. Las personas normalmente me dicen que es maravilloso que mi trabajo me permita viajar, y la verdad sí, pero tampoco es tan maravilloso como ellos creen. Cuando vas a trabajar, pues… ¡vas a trabajar!, claro, la diferencia es que en vez de regresar a casa estas en un país o ciudad diferente que te encantaría recorrer, lo malo también es que a veces terminas tan cansado del día laboral que no te quedan fuerzas para salir a recorrer y conocer este nuevo lugar, entonces es bueno pero tampoco es lo mejor. Lo mejor es conocer un lugar en tus vacaciones, pero bueno.

Hoy estoy en el aeropuerto de Quito (Ecuador), esperando mi vuelo de regreso a México, específicamente Aguascalientes mi destino final. El martes que apenas llegaba al aeropuerto de Aguascalientes para venir a Quito, pensé “Sí que extrañaba andar en aeropuertos” y eso me hizo pensar, ¿Pues cuándo fue la última vez que viajaste? y pues no hace mucho pero hubo un momento en que me la vivía en los aeropuertos y me harté. Bueno, a lo que iba, este viaje lo disfruté mucho, Quito es una ciudad enorme, es bonita, tiene peculiaridades muy interesantes como estar a la mitad del mundo, poca cosa nada más.

Una de las cosas que más me impresionó fue que la ciudad está ubicada entre montañas, pero literalmente, se puede apreciar a simple vista cómo se fue expandiendo la mancha urbana, la verdad visualmente me impresiona bastante. Los volcanes es otra cosa impresionante, en Ecuador hay 98 volcanes, en Quito hay como 8 según el taxista que me trajo al aeropuerto. La moneda de acá es el Dólar (sí el gringo), me comentaba el taxista (siempre la fuente de información principal de cualquier turista) que cuando cambiaron la moneda mucha gente murió, sí, ¡murió!, y yo le preguntaba que ¿Por qué?, y me dice que el cambio de moneda, principalmente a los jubilados, les afectó muchísimo, ya que sus sueldos estaban en Sucre (moneda anterior) y que al pasar al Dólar, sus sueldos se volvieron una miseria, y muchos de la tristeza murieron (yo pensé en que quizá hubo suicidios, pero bueno es muy triste la historia). Pero al final, mi informante me comenta que tomó alrededor de 6 años que la economía se recuperara después del cambio de moneda. Para que se den una idea, una comida acá en el mercado puede costar 2.5 dólares, una comida más fifí nos costará unos 8-10 dólares, a mi no me parece particularmente caro 10 dólares, pero dado que el sueldo del taxista del aeropuerto que supongo es un sueldo no muy bajo, es de 25 dólares el día, por lo que una comida de 10 dólares sí sería bastante caro. Pero por otro lado, el taxi al aeropuerto me cobra 25 dólares, sí está un poco retirado, pero aun así ya no me cuadran las cuentas, no sé si el taxista me mentiría, no sé.

En resumen, extrañaba viajar y Quito es muy interesante, ojalá vuelva a venir alguna otra vez porque me faltaron cosas por ver, ya saben el trabajo estuvo pesado.

¡Visiten Quito!